Archive for octubre, 2012

¿LAS MASCARILLAS CASERAS TAMBIÉN SON COSMÉTICA NATURAL?

Miércoles, octubre 10, 2012 @ 09:10 PM
posted by Raquel
0 comments 2.788

visitas

Pues sí…, como la situación económica del país no está como para invertir en cosmética… Os voy a dar unos consejillos para que tod@s podáis presumir de piel.

Es muy importante que tengáis en cuenta vuestro tipo de piel a la hora de aplicaros una mascarilla. Las necesidades que puede tener un cutis seco van a ser muy diferentes a las que puede tener uno graso. ¡Ojo, buscamos mejorar la salud y aspecto de nuestra piel!

Si tienes una piel grasa, una mascarilla de huevo te iría perfecta. Utilízala dos veces por semana y notarás el cambio.

Coges una clara de huevo, una cucharada de levadura de cerveza, un tomate maduro, tres hojas de laurel seco y un vaso de agua. Preparas una infusión con el agua y el laurel y esperas a que se enfríe. Mientras montas la clara, añades el tomate triturado, la levadura de cerveza y dos cucharadas de la infusión. Mezclas todo bien y te lo aplicas dejándolo actuar quince minutos. Pasado el tiempo, lo retiras con el resto de infusión que quedaba y listo.

Si por el contrario la tienes seca, necesitas más hidratación, una de plátano puede dar un resultado espectacular.

Tan sencillo como hacer puré con un plátano, una fresa y una cucharada de yogur natural. Cuando tengas la textura de crema, te lo pones y esperas veinte minutos dejándolo actuar. ¡Listo!

Y para pieles normales, ¡miel y limón!

Con una cucharada sopera de yogur natural, un cucharadita pequeña de miel caliente y entre 10- 14 gotas de limón, ya tenemos tu mascarilla.

Todo el mundo tiene derecho a tener una piel sana y cuidada. Como se suele decir, “al mal tiempo buena cara…”

Durante el verano la piel ha sufrido muchos excesos, entre ellos el de sol, y ahora es el momento perfecto para hidratarla a fondo y que recupere su belleza natural.

Como os comentaba en el post anterior, es fundamental que la limpiemos bien y nada mejor que hacer una buena exfoliación. Ahora que hemos eliminado las células muertas, lo ideal es que hidratemos con una mascarilla, sería perfecto hacerlo un par de veces por semana. Aplicamos a diario nuestra hidratante corporal y facial dos veces al día. Los expertos consideran que es más recomendable hacerlo con frecuencia que usar mucha cantidad de producto. Como mínimo, debemos hacerlo por la mañana y noche, aprovechando que es el momento en el que más acción va a tener. Podemos enriquecer nuestros productos con unas gotas de aceite de argán, potenciando su efecto nutritivo.

Si al exfoliar perdemos color, podemos intentar mantener el bronceado tomando productos vía oral, la nutricosmética de la que en tantas ocasiones os he hablado. Arkosol en concreto es uno de los más recomendables por su rica composición. Actúa hidratando la piel desde el interior, lleva activos antioxidantes, favorece la regeneración celular y te prolonga el bronceado a la vez que te protege. Es muy cómodo para tomar, con una cápsula al día tienes suficiente.

Y no te olvides de la hidratación a nivel de ingesta líquida. Recuerda que debes tomar litro y medio o dos litros de agua u otras bebidas. Procura que sean zumos naturales con propiedades antioxidantes.

El otoño es la época perfecta para recuperar la hidratación de tu piel y prepararla para el invierno.

¡Ánimo, sólo tienes que incluir estos hábitos en tu rutina!